/

El espejismo de una sociedad que se cree moderna

No existe una persona “normal”, sino que es solo un espejismo creado por una sociedad que se cree muy moderna pero que sigue con los mismos prejuicios que en la edad media

Alguna vez os habéis parado a pensar cómo las personas enfrentan de manera diferente una misma situación? Por ejemplo, estos meses atrás  las precipitaciones han sido constantes en toda España, y cada persona ha reaccionado de manera diferente, sobre todo, en las noches de tormenta.

A algunas personas les dan miedo los truenos y pasaban la noche asustados, mientras que a otras les relaja el sonido de la lluvia. Muchos se lamentaban de cancelar planes y otros disfrutaban de poder quedarse en casa leyendo o viendo alguna serie.

Lo más curioso es que ninguna de estas reacciones nos parece extraña, es más, todas nos parecen razonables. Pero no solo en esta situación; también, solemos entender que cada persona tiene una manera diferente de afrontar un duelo, algunos se hunden y se deprimen , otros se recuperan rápido, hay personas que necesitan mucha compañía y otras que prefieren estar solas. Y todas estas situaciones son aceptadas por la sociedad con normalidad.

Máscaras

Sin embargo, cuando una persona opina de manera diferente en temas políticos, religiosos, culturales o estéticos , se les suele criticar y atacar como si solo fuera normal lo que opina la mayoría, de igual manera pasa con la orientación sexual . ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI  siga siendo noticia cuando una persona conocida es homosexual? o ¿Qué sigan habiendo ataques racistas y homófobos ? ¿Por qué cuando una mujer decide no depilarse esto causa tanto revuelo y se la tacha de poco higiénica? Todas estas preguntas no tienen respuesta, ya que resulta incomprensible que vivamos en una sociedad tan comprensible para algunas cosas y tan machacante para otras. Y esto no solo pasa en España , pasa en el mundo entero. Es cierto que dependiendo del país,  se critica de manera más dura o más suave, pero sucede.

Yo  creo que ya es hora de entender que no existe ni la persona ” normal”, ni la orientación sexual “normal” ni nada “normal”. Esa normalidad es solo un espejismo creado por una sociedad que se cree muy moderna pero que sigue con los mismos prejuicios que en la edad media y que no acepta que cada persona es libre e independiente y tiene una manera diferente de vivir y de pensar y que es algo que debemos aceptar y punto. Porque ser independiente y único si es NORMAL mientras que intentar que todos los seres humanos seamos iguales, como si de ovejas se tratara no. Ya es el momento de aceptar que no existen ovejas negras ni blancas, que cada oveja es de un color y que debemos dejar los estereotipos en el pasado.

Lucía Fernández Fernández

Redactor Junior

close