Fotografía de Manuel García Pastor, Presidente de la Asociación Astronómica Antonio Bas Vivancos de Mula.

La nave espacial

/
271 visitas

Es muy habitual comparar el planeta Tierra con una nave espacial. Es una nave tan asombrosa que estamos totalmente centrados en ella; pero si no miramos el espacio por el que viaja, ignoramos la práctica totalidad del universo que nos rodea.

 ¿Qué podemos observar si miramos por la ventana de nuestra nave?

Podemos ver las estrellas, que son esferas de gas ionizado comprimidas por la gravedad. En su interior, se producen reacciones de fusión termonuclear que generan energía.

Tenemos muy cerca una, el Sol, es una estrella mediana, pero casi todas las que ves en el cielo son más grandes que él. Algunas tienen un diámetro miles de veces mayor.

Hay que evitar mirar el Sol, es muy peligroso, provoca daños permanentes muy graves en los ojos. Tenemos otras estrellas, miles, que podemos observar sin ningún riesgo, con la seguridad que nos da la gran distancia a la que se encuentran.

En el universo, las estrellas se agrupan en galaxias. De todos los tipos de galaxias, las más interesantes son las espirales. Tienen forma de un disco aplanado con un engrosamiento central, el núcleo. En el disco, se forman los brazos espirales, áreas de mayor densidad.

El Sol avanza a más de ochocientos mil km por hora, en el disco de una galaxia espiral barrada. Se mueve alrededor del centro galáctico entrando y saliendo de los brazos. Ahora estamos en el brazo de Orión. Al entrar en un brazo, la velocidad de las estrellas disminuye; cuando salen, aumenta hasta que entran en el brazo siguiente. Podemos observar muchas galaxias, pero de la nuestra solo vemos una parte muy pequeña, porque estamos dentro. Aunque tiene más de 200.000.000.000 estrellas, a simple vista, solo podemos distinguir unas 5.000. El resto de ellas, con el gas y el polvo, forman una franja blanquecina que cruza el cielo, la Vía Láctea.

Fotografía de Manuel García Pastor, Presidente de la Asociación Astronómica Antonio Bas Vivancos de Mula.

En las galaxias espirales, están continuamente naciendo y muriendo estrellas; vemos las etapas de la evolución de estas.

Algunas están naciendo, en las nebulosas de emisión, grandes nubes de gas y polvo. La radiación de las estrellas en formación hace que la nebulosa emita una luz rojiza.

Otras se han encendido ya y su radiación ha eliminado los restos de la nebulosa donde se han formado. Son los grupos de estrellas jóvenes que viajan juntas por el espacio, los cúmulos abiertos. Predomina el color azul por las altas temperaturas de las componentes más masivas. Con el tiempo, estos grupos se dispersan.

A nuestro alrededor, hay estrellas en las distintas fases de su evolución. Conforme van agotando su combustible atómico, se van enfriando y su color cambia según la siguiente secuencia: azul, blanco, amarillo, naranja y rojo. Paradójicamente, cuanta más masa tienen, antes consumen su combustible y su vida es más corta.

Se pueden observar estrellas muertas. Las de tamaño mediano, tras la fase de gigante roja, han expulsado sus capas exteriores formando nebulosas planetarias. Las estrellas muy masivas, después de convertirse en supergigantes rojas, han explotado, quedan los restos de las supernovas.

La materia que han fabricado las estrellas que han muerto queda en el espacio y puede pasar a formar parte de las que nacen después. El Sol es una estrella de segunda o tercera generación. La Tierra y nosotros mismos estamos formados por átomos complejos creados en los núcleos estelares o en las explosiones de supernova.

La baja densidad de estrellas del sitio donde estamos nos permite ver muy lejos y observar otras galaxias.

Las galaxias espirales son el mayor espectáculo que nos ofrece la naturaleza. Busca en Internet la imagen de alguna en la que el disco se vea de frente, la M74 por ejemplo. Observa en el centro la parte del núcleo, más densa, alrededor se enrollan los brazos; en ellos, puedes ver los sectores rojizos de las nebulosas de emisión y los sectores azules de los cúmulos abiertos.

Para ver cómo es una galaxia espiral de perfil, mira la NGC 4565. Muestra un núcleo más grueso en un disco muy aplanado.

Te animo a mirar el firmamento de noche, es la ventana de nuestra nave espacial. Puedes contemplar un universo inmenso: la Luna, los planetas, los cometas, muchos tipos de estrellas, los cúmulos globulares y otras galaxias.

Para poder localizar todo esto, lo primero es aprender a orientarte en el cielo, el teléfono móvil te puede ayudar, con aplicaciones como mapa celeste o sky safari, que sirven para encontrar las constelaciones. Esto es más fácil en tu terraza o en cielos poco oscuros, porque destacan las estrellas más brillantes. Si nos alejamos de la contaminación lumínica de las ciudades se ven muchas más; también, se detecta la franja luminosa que cruza el cielo y que contiene la mayor parte de nuestra Galaxia.

Texto de Francisco Gutiérrez Turpín, Jefe de Secretaría del IES Ribera de los Molinos de Mula.

Fotografías de Manuel García Pastor. Presidente de la Asociación Astronómica Antonio Bas Vivancos de Mula.

Redactor Junior

close

El más reciente

Un relato en RED

Puedes leer el relato completo en RED Report. Miró fijamente al hombre con uniforme rojo, el

¿Es esto socializar?

La pandemia ha cambiado radicalmente nuestra manera de socializar, casi reduciéndola a cero El coronavirus ha